Una hipoteca verde, o por darle su nombre correcto, una hipoteca energéticamente eficiente, es un programa designado para permitir a la gente hacer sus casas más eficientes energéticamente. No son segundas hipotecas, así que no tendrás que separar los pagos cada mes, y pueden utilizarse para mejoras como calentadores de agua sin depósito, dobles ventanas, aislamiento y modernos sistemas de climatización.

Te podrías justificar por pensar que cualquier ahorro que hagas a través de una casa energéticamente más eficiente va a ser absorbido por tener que pedir prestado más dinero, pero afortunadamente este no es el caso. Ahorrarás mucho más en facturas de energía reducidas que el extra que tienes que devolver cada mes.

Cuando consideras los hechos que hay detrás de la energía de los usos de una típica casa americana, no es difícil ver cómo tener estas mejoras reducirá la marca de carbono y las facturas, y tener una hipoteca verde significa que ahora hay una forma más eficiente en costes para pagar esas mejoras.

La calefacción y la refrigeración utiliza entre el 50 y el 70 por ciento de toda la energía consumida de media en los Estados Unidos, y de acuerdo con el Departamento de Energía, casi el 25 por ciento de esa energía se pierde debido a ventanas pobremente aisladas.

Puedes pensar que estás seguro porque tienes una casa moderna con dobles ventanas, pero otro hecho alarmante muestra que las casas que tienen calefacción central y aire acondicionado, pierden alrededor del 20 por ciento del aire debido a un conducto defectuoso, mientras que el 60 por ciento de las propiedades en los EUA no están correctamente aislados, por tanto pierden incluso más energía.

Mejorar el aislamiento de la casa puede reducir tus facturas anuales en energía hasta un 20 por ciento. Las dobles ventanas más básicas pueden ahorrar hasta un 18 por ciento en climas cálidos en el verano y hasta un 24 por ciento en climas fríos durante el invierno.

Tener un termostato que puedas programar te ahorrará hasta un 20 por ciento en las facturas de calefacción y además un tres por ciento en las debidas a la refrigeración. También, merece la pena echar un vistazo a los electrodomésticos. Por ejemplo, si fueses a conseguir un nuevo lavaplatos con certificado Energy Star, no solo ahorrarías una importante cantidad de energía (y cuando pienses que el lavavajillas es responsable del dos por ciento de la factura eléctrica, verás que es algo que merece la pena tener en cuenta) sino también unos 1200 barriles de agua cada año

Esto puede parecer sacar punta a los números, pero la cruda realidad es que en tanto en cuanto tu casa no sea energéticamente eficiente estás básicamente tirando tus duramente ganados pesos, así como dañando al medio ambiente, porque, no olvidemos en cuanto más usamos, más pierde la Tierra.

Obtener una hipoteca verde ya sea para la casa en la que vives, o para aquella que planeas comprar significa que ahorrarás una significativa cantidad de dinero, tu casa será más cómoda, y tu marca de carbono se verá grandemente reducida, lo cual significa que el medio ambiente también se beneficiará.