Comprar tu primera casa es un proceso emocionante y frecuentemente agobiante. Por supuesto estás emocionado por encontrar los elementos de una casa que te entusiasman y que siempre has soñado tener, pero también estás un poco asustado por los costes asociados que vienen junto con la propiedad de una vivienda. Probablemente te has preguntado muchas veces a ti mismo si realmente puedes afrontar la compra de una casa, la buena noticia es que con el mercado de viviendas todavía en una gran depresión, es un momento fantástico para comprar. Los intereses de las hipotecas son bajos y los incentivos altos. Los corredores de hipotecas no son frecuentes en México, pero si no estás seguro de qué hacer, deberías tratar de encontrar uno del que te fíes para que te ayude a través del proceso.

¿Cuánto puedo permitirme?

El mayor error de un comprador de vivienda es gastar demasiado en la hipoteca solo para darse cuenta de que es una cantidad que no es realmente viable, lo cuál puede llevarle a unas condiciones precarias y posiblemente incluso perder su casa. Cuando dudes peca de cauteloso.

Hay muchas escuelas de académicas que estudian cómo decidir cuánto dinero puedes permitirte pedir para tu hipoteca. Muchos te dirán que planifiques gastar un tercio de tus ingresos mensuales en la vivienda; sin embargo, este puede ser un consejo corto de entendederas puesto que no tiene en consideración las otras deudas y obligaciones que tienes en curso.

La mejor forma de decidir la cantidad de hipoteca es comparar tu ingreso mensual bruto con el total de tu deuda. Comprueba cuanto dinero puedes tener a tu disposición después de pagar otras deudas como el préstamo del auto, préstamos para estudios y deudas de créditos. Trata de utilizar una calculadora online para tener en cuenta impuestos y otras tarifas asociadas a las zonas en las que estás comprando, para descubrir qué parte de tu ingreso queda sobrante para ser utilizado en la hipoteca.

¿Cuánto debería haber ahorrado?

Aunque no hay una respuesta rápida y segura sobre la cantidad de dinero que deberías tener antes de empezar a comprar una casa, normalmente es cierto que cuanto más tengas, mejor. Serás capaz de obtener más dinero prestado del banco si tienes más fondos propios disponibles para el primer pago, y puedes tener una cantidad de seguridad por si ocurre algún inconveniente y tus ingresos caen.

No olvides la regla número uno: no te endeudes de más. Solo porque el banco esté deseando darte un montón de dinero, no te sientas obligado a tomarlo. Conoce tus propios límites financieros y permanece dentro de ellos para evitar malas situaciones.

¿Cuánto deberías poner en el primer pago?

Un buena regla general es pagar un 20% de enganche. Esto te ahorra el coste de un seguro privado hipotecario y da pie a unos tipos de interés más bajos. De esta manera, ahorrar antes de comprar te ahorrará miles de pesos a lo largo de la vida de tu préstamo hipotecario. A diferencia de los bancos de los EUA, la mayoría de los bancos Mexicanos serán bastante similares en las condiciones de préstamo, pero aún así lo mejor es que revises más de una vez la letra pequeña.

Sin embargo el 20% no es una obligación. Puedes asegurar una hipoteca con tan solo un 5% de enganche y todavía asegurar unas relativamente bajas tasas de interés. En algunos casos excepcionales puedes incluso ser capaz de comprar la casa sin ningún enganche. Aunque recuerda, esto no está recomendado y acabará costándote bastante en el seguro extra y las primas de interés.

Ahora que estás armado con lo básico para tener un conocimiento informado y maduro sobre hipotecas, probablemente estás preparado para hablar con el banquero. Asegúrate de que comparas precios en busca de la tasa de interés más baja y encuentras un prestamista en el que confíes. Probablemente estás empezando una relación a largo plazo, y es importante que te sientas cómodo con las condiciones y la empresa con la que elijas trabajar. Recuerda, puede ser una etapa agradable y muy emocionante de tu vida, y puede ser una decisión maravillosa si haces tus deberes.