Invertir en inmuebles es una forma de inversión de desarrollo y acumulativa. El capital se acumula y la mejor forma de utilizarlo es creando más capital. Normalmente, la opción preferida es adquirir más propiedades. Esto incluye crear un sistema de gestión de la cartera inmobiliaria y algunas muy buenas prácticas de contabilidad.

La gente tiende a sobrestimar los problemas de la gestión de cartera inmobiliaria. Hay algunos principios básicos que lo hacen mucho más simple.

  • Mantén tus propiedades bien mantenidas- Esto es sentido común, pero incluye el factor de eliminar el riesgo de una necesidad de rehabilitaciones masivas y los costes asociados. "Hazlo ahora" es una política de gestión financiera mucho mejor que "Adivina cuánto va a costar esto" dentro de diez años.

  • Fija un sistema de contabilidad pro forma para tus gastos e ingresos inmobiliarios- Un buen contador experto en impuestos puede hacerlo en solo unos segundos. Este es un enfoque que cubre todos los aspectos, y te ofrece una base de datos incorporada y muy eficiente para cualquier información que necesites. Tu contador también puede registrar automáticamente cualquier deducción o derecho fiscal que puedas adquirir.

Este tipo de gestión es simple, efectiva y requiere muy poco tiempo. Además, siempre estás al tanto de cualquier problema, otro factor positivo de la gestión de cartera de múltiples propiedades.

Aumentando tu cartera

Aumentar tu cartera inmobiliaria incluye una combinación del mejor uso de los activos de capital con un buen entendimiento del mercado. La mejor práctica es obtener, cuando lo necesites, consejo de un inversor profesional en inmuebles sobre potenciales compras y ventas. También te darás cuenta de que tu contador es una mina de oro de la información sobre los impuestos, compensaciones, y minimización de impuestos (ingresos realmente no gravados, no algunos sórdidos fraudes) que pueden ayudarte a maximizar el rendimiento de capital de tus propiedades.

Para manejar tu cartera de adquisiciones y ventas:

  • Vigila el valor de tus activos- Comprar y vender es la base para aumentar tu cartera. Necesitas tener objetivos financieros claros y un buen sentido del valor para conseguir lo mejor de tu cartera. Algunas ofertas merecen la pena, otras no.

  • Mantente en la zona de seguridad financiera- No comprometas capital donde no debes. Una bajada en el mercado puede poner las cosas en espera, y agotar los ingresos de las ventas de inmuebles. Si estás pidiendo dinero prestado, puedes estirarte a ti mismo de una forma que no quieres ser estirado. Este es un problema muy común para los inversores en inmuebles en las primeras fases de la creación de una cartera, y es un problema muy evitable.

  • Cuando veas que una inversión inmobiliaria te interesa, compruébala absolutamente- Todos los inversores llevan a cabo amplias comprobaciones sobre sus compras. Una de las razones por las que no quiebran es porque evitan malos acuerdos en el proceso. Es un error terrible asumir que una inversión inmobiliaria puede hacerse con el piloto automático-. No se puede y no se debe. Debes comprobar todos los posibles problemas, porque si no lo haces, estás literalmente comprando problemas.

Crear una buena cartera inmobiliaria es una de las mejores formas posibles de inversión. Haz lo correcto y serás feliz durante todo el proceso hasta que te retires.