Con los intereses de las hipotecas tan bajos, ahora es un buen momento para poseer una propiedad para alquilar. Sin embargo, una de las razones principales por las que la gente evita invertir en propiedades, son los inquilinos. Los inquilinos pueden ser una pesadilla, o un fantástico activo. Un inquilino feliz cuidará tu propiedad, mientras que un inquilino descontento puede causar daños por miles de pesos más allá de lo que pueda cubrir su fianza. Está claro que un arrendador exitoso quiere tener a sus inquilinos contentos. Así que, ¿Cómo puedes hacerlo? Vamos a echar un vistazo a tres pequeñas cosas que puedes hacer para ser muy apreciado por tus inquilinos.

1) Descuento de vacaciones o cupones

Puesto que las navidades están cerca, es buena idea tener en mente que los tiempos son difíciles, y tu inquilino puede estar comprando menos regalos debido a que está pagando la hipoteca por ti. ¿Por qué no les muestras un poco de aprecio ofreciéndoles un cupón de descuento de 100 pesos en la renta del próximo mes? Envía a tus inquilinos por correo una tarjeta navideña junto con un cupón que diga algo como "¡Feliz Navidad! Incluye este cupón en tu renta de enero y obtén un descuento de 100 pesos sobre el total!" El inquilino apreciará la consideración, y especialmente el efectivo extra en su bolsillo para la época navideña. Incluso puede que puedas utilizar ese gasto como una pérdida en tu declaración de impuestos. Consulta a tu contable o asesor fiscal sobre los detalles.

2) Se responsable

Cuando un inquilino tiene un problema, trata de solucionarlo lo antes posible. Recientemente en una de mis propiedades alquiladas, el piloto de la caldera se apagó. Acudí para encenderla de nuevo, pero la válvula de seguridad estaba rota, así que no podía permanecer encendida. Esto ocurrió un jueves por la noche, y el día siguiente era festivo se hacía puente con un fin de semana de tres días. No fui capaz de conseguir un fontanero que lo reparase hasta tres días después, pero debido a que soy muy receptivo a los problemas de los inquilinos, les informé de que estaba trabajando en ello, y les mantuve al día del progreso, ellos estuvieron muy agradecidos por mi duro trabajo en su nombre.

3) Rentas inferiores a las del mercado

Aunque esto parezca que te va a costar una buena cantidad de dinero, realmente no lo hace. Teniendo rentas un poco por debajo de las rentas actuales, conseguirás tres grandes ventajas. Una, los inquilinos estarán agradecidos y con suerte cuidarán tu propiedad. Dos, tendrás a más gente luchando por alquilar tu propiedad. Más peticiones en el mercado de alquiler, significa más gente entre la que elegir, así podrás conseguir un inquilino mejor que demuestre un buen historial de alquiler a largo plazo, ingreso estable y buen puntaje de crédito. Elegirás entre la creme de la creme de los inquilinos. Por último, y quizá más importante, establecer una renta más baja significa que probablemente tendrás menos vacantes.

Los inquilinos permanecerán más tiempo, y la propiedad se alquilará mucho más rápido. Puedes generar más dinero poniendo la renta más baja. Imagínate esto: Tu renta es de 2000 pesos al mes (el precio de mercado) Te lleva un mes alquilar tu departamento vació. El inquilino permanece un año, y luego se va. Permanece vacío durante un mes. En esos 14 meses, has ganado 24000 pesos desde que lo alquilaste, pero no has obtenido los 2000 pesos al mes los dos meses que ha estado vacío. Por otro lado, si bajas la renta a 1900 pesos, puede que seas capaz de alquilarlo instantáneamente y tener al inquilino más tiempo. En esos 14 meses, habrás ganado 22800 pesos y un extra de 3800 pesos manteniendo la renta más baja y a tus inquilinos más felices.

Mantén a tus inquilinos contentos. Si les ofreces cupones en navidad, intentas ser sensible a sus problemas, o les entusiasmas con un gran acuerdo con precios por debajo de los del mercado, tener unos inquilinos odiosos o maravillosos puede mejorar o estropear la experiencia de ser propietario. Asegúrate de que la tuya es una de las buenas.